Noticias Gaza, Palestina

El Ejército israelí sigue bombardeando Gaza

Al menos 38 palestinos han muerto en las últimas 24 horas – Hamás amenaza con recrudecer sus ataques

efe / gaza 22.08.2014 | 21:03

La ruptura de la tregua pasa factura en Gaza

Play

El Ejército israelí sigue bombardeando Gaza Agencia Atlas | REUTERS

Al menos 38 palestinos han muerto en las últimas 24 horas en bombardeos de la aviación israelí sobre Gaza, cuatro de ellos esta misma mañana en dos ataques contra sendos edificios en el centro de la Franja.

Dos de ellos perecieron en un bombardeo sobre el campo de refugiados palestino de Nusairat y los otros dos en Deir al Balah, informó a la prensa el portavoz de ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al Qedra.

Con estas muertes, asciende a 2.090 el número de palestinos que han perdido la vida en ataques israelíes durante la actual ofensiva, la mayor parte de ellos civiles.

“Entre los muertos hay 561 niños, 255 mujeres y 98 ancianos“, explicó anoche el ministerio de Salud en Gaza, que acusó a Israel de haber matado a 86 familias.

El ministerio de Interior aseguró que Israel ha lanzado más de 20.000 toneladas de material explosivo desde tierra, mar y aire desde que hace seis semanas iniciara una operación que denomina “Margen protector”, la mayor parte de ellos “fabricados en EEUU y altamente destructivos”.

El intercambio bélico se reanudó con dureza el pasado martes después de que ambas partes se acusaran de romper el último eslabón de la cadena de alto el fuego que habían permitido tratar de buscar una salid negociada en El Cairo.

Desde entonces, los palestinos han vuelto a lanzar más de un centenar de cohetes -sin causar víctimas- e Israel ha tratado de eliminar a altos comandantes de Hamás, en lo que parece un cambio de estrategia en busca de poder presumir de un victoria militar.

El miércoles atentaron contra Mohamad al Deif, el líder de las “brigadas Azedim al Kasem”, brazo armado del movimiento islamista, que al parecer sobrevivió al quinto intento de asesinato israelí desde que en 2002 asumiera la dirección de la milicia.

En el ataque contra una vivienda de Gaza perdieron la vida su segunda esposa, dos de sus hijas y al menos tres personas más, todas civiles.

El jueves, y en un bombardeo similar en la ciudad meridional de Rafah perecieron, junto a otras cinco personas, Muhamad Abu Shamala, Raed al-Attar y Mohamad Barhum, considerados tres de los principales comandantes de la milicia en el sur.

Nada más conocerse el asesinato, aplaudido por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, la milicia clamo venganza y aseguró que este tipo de acciones “confirman” su “decisión de seguir con la lucha”.

“Tras los asesinatos de los líderes del brazo armado, el movimiento está más fuerte de lo que el enemigo se imagina. la lucha contra la ocupación es larga y las brigadas harán pagar al enemigo el precio de cada una de sus acciones”, declaró Ismael Haniye, ex primer ministro de Hamas en Gaza.

“Nuestra resistencia y nuestro pueblo nunca aceptará menos que el final de la agresión y el levantamiento total del sitio impuesto a la Franja”, insistió.

Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás en Gaza, reiteró estas demandas e insistió en que decisiones israelíes, como posponer el inicio de la Liga de fútbol, “son victorias que demuestran que Netanyahu ha fracasado a la hora de proveer de seguridad a los israelíes y de que la resistencia es quien domina sus vidas”

“Las declaraciones del director de los asentamientos de Ashkelon, en las que dice que la situación es insostenible y que no es posible mantener una guerra durante mucho tiempo, también evidencia la confusión israelí y el fracaso de su política de asesinatos de líderes”, concluyó.

Israel sigue bombardeando Gaza, Hamás ejecuta a 18 suspechosos de colaborar con Israel
  • Israel sigue bombardeando Gaza,…

    22/08/14Israel sigue bombardeando Gaza, Hamás ejecuta a 18 suspechosos de colaborar con Israel

  • El Ejército israelí mata a tres…

    21/08/14El Ejército israelí mata a tres altos cargos militares de Hamás en Gaza

  • El Ejército israelí bombardea la…

    20/08/14El Ejército israelí bombardea la casa del líder militar de Hamás

Sin agua para beber en Gaza

  • Así es la vida cotidiana para los habitantes de la Franja después de ‘Margen Protector’

Dos mujeres, en las calles destruidas del barrio de Beit Hanoun, en...

Dos mujeres, en las calles destruidas del barrio de Beit Hanoun, en Gaza.ANA GARRALDA MUNDO

ANA GARRALDAEspecial para EL MUNDO

Actualizado: 22/08/2014 21:55 horas

ADVERTISEMENT

Cada día Ahmed Bakri tiene que bajar andando, garrafa en mano, los catorce pisos que separan su casa del punto de suministro de agua potable que el Ayuntamiento de Ciudad de Gaza ha dispuesto en su barrio. Vive en Sheij Raduán, cerca de la casa de la familia Al Dalou en la que el martes murieron, a consecuencia de un bombardeo israelí, la segunda esposa y un hijo del líder del brazo armado de Hamás, Mohamed Deif.

Desde el comienzo de la ofensiva, hace más de 45 días, el sistema de distribución de agua corriente de la Franja ha resultado gravemente dañado. Según datos de la Autoridad Palestina de Aguas (PWA), 17 kilómetros quedaron inservibles en todo el enclave costero y otros 29 sufrieron importantes daños. Además, 12 de las depuradoras del Gaza fueron destruidas, por lo que las aguas residuales empiezan a filtrarse en el sistema de canalización de aguas y en los acuíferos subterráneos. “Ha habido algunos casos de filtraciones de aguas fecales en los pozos, así que preferimos hervir siempre el agua”, explica Ahmed.

Los Bakri, como aquellos gazatíes que pueden permitírselo, beben agua embotellada, cocinan con agua distribuida por los camiones-cisterna previamente hervida y sólo la usan como tal para la higiene personal y la limpieza. En definitiva, son unos privilegiados. Medio millón de desplazados internos, que han abandonado las zonas más castigadas de la Franja (Beit Hanún, Beit Lehia y Rafah, y barrios como Shuyaiya y Juzaa) para refugiarse en escuelas públicas o de Naciones Unidas, apenas pueden lavarse, ducharse o mantener unos mínimos de higiene personal.

“Tenemos que guardar largas colas para tener algo del agua que llega en los camiones-cisterna”, señala Fátima Wigdan, llegada de Beit Lehia a una escuela de la UNRWA en el campo de refugiados de Yabalia. “Si queremos ir al retrete o ducharnos tenemos que buscar a algún conocido o vecino de la zona que nos deje entrar en su casa, pues aquí las instalaciones están desbordadas”, asegura esta gazatí que vive junto a otros 50 familiares en una de las aulas de poco más de 30 metros cuadrados del colegio. En las 83 escuelas-refugio que la ONU ha habilitado en toda la Franja viven casi 280.000 desplazados internos. Instalaciones que se han convertido en el caldo de cultivo ideal para la proliferación de piojos y enfermedades cutáneas como la sarna.

El alto el fuego de ocho días previo a la reciente reanudación de los enfrentamientos armados entre el Ejército israelí y las milicias palestinas sirvió para comenzar los trabajos de reparación en los puntos más afectados de la red de distribución y tratamiento de agua potable. “Pero incluso si conseguimos los fondos necesarios vamos a tardar meses en reunir los materiales”, comenta Rubhi al-Sheij, director adjunto de la Autoridad Palestina de Aguas, junto a una de las estaciones de bombeo destruidas. El hedor es insoportable. “Hay que importar maquinaria muy sofisticada y todo se ralentizará si las fronteras siguen cerradas. Ese es el gran problema”, añade impasible este funcionario. La capacidad de extracción y distribución de agua potable se ha reducido a 1/3 de la capacidad previa al comienzo de la guerra.

Según al-Sheij, “todo es parte de un complejo engranaje”. En la ciudad de Gaza las aguas residuales no pueden ser depuradas porque la planta de tratamiento que da servicio a la ciudad fue bombardeada. Además, las estaciones de bombeo que la nutren no pueden funcionar sin electricidad, pero la única central del enclave costero -que aportaba, entre un 40% y un 60% del suministro eléctrico de la Franja- fue destruida. Tampoco se mantiene en pie gran parte del tendido eléctrico que conectaba el norte de la Franja con Israel, el principal suministrador de energía al enclave costero.

Durante la última tregua los técnicos pudieron arreglar parte de esta infraestructura, logrando aumentar hasta seis las horas de suministro en algunos puntos de la Franja de Gaza, pero este periodo de tiempo resulta insuficiente en cualquier caso para cubrir las necesidades de los 1.8 millones de gazatíes.

“Ahora mismo unos 100.000 metros cúbicos de agua sucia termina sin filtrar cada día en el mar”, añade al-Sheij. Agua contaminada que es expulsada a través de enormes desagües cuyos chorros de aguas fecales tiñen de color marrón oscuro las mismas orillas donde se bañan decenas de niños gazatíes y faenan algunas barcas de pesca en cuanto paran los bombardeos. “Todo está contaminado, pero no tenemos alternativa”, comenta Mohammed Nassar, un pescador del campo de refugiados de Shati, al lado de uno de estos pestilentes chorros junto al que una enorme señal del Ayuntamiento reza así “prohibido bañarse, pescar o tirar basura al mar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s